sábado, 3 de marzo de 2012

Si maestro.


Ambas figuras estaban meditando.

Los altos muros, contenían los pensamientos, las palabras y el humo del incienso ascendente.

-quién tenga razón o no, dará igual.-dijo suspirando sin abrir los ojos.

-pero, depende…- el inquieto alumno no cesa de mirar de un lado a otro.

-no, no depende.-

-pero la verdad…-

-que es la verdad?-

-la verdad… es la verdad, lo cierto, lo que nos enseña la madre atenea.-

-pero los dioses, por mucho divinos que sean, la verdad es independiente a ellos, si el lago es azul, por mucho que lo vea un dios verde, seguirá siendo azul. Y el dios lo seguirá viendo verde.-

-entonces, las cosas dependen del ojo que las ve?-

-el contenido de la verdad, depende del contenedor del conocimiento.-

-entonces, siempre hay versiones subjetivas de las cosas, entonces, dónde está la verdad?.-

-como la escuela, que sin alumnos no existiría, la verdad, sin sus versiones no existiría.-

-no existiría un maestro, sin alumnos.- dice ela alumn@ con cariño.

-del mismo modo, si.-

-No lo entiendo.-

Entonces la figura más alta emitió un suspiro, que como el incienso, ascendió inaudible, al techo.

La chica intentando parecerse al maestro, comprende, ya que por eso, no volvió a contestar, el otro.

-vale, entonces, comprendo que la verdad, es aquello que nos aporta conocimiento, puede tener varias caras, que distintas personas puedan verlo de distinto modo, pero claro, esta verdad es de cada uno, intima, según su modo de comprensión. Pero estas verdades no son posibles, sin la verdad primera.-

El maestro sonríe y abre los ojos que desde el infinito se encuentran con la realidad.

-has llegado a tu verdad, lo que acabas de decir es lo que para ti es la verdad.Te felicito. Pero eso no significa que sea verdad.-

-y para usted, que es la verdad?-

-yo busco en la verdad, algo que no esté sujeto a cualquier comprensión previa. Intento buscar algo más profundo que todo esto. Yo, al mismo tiempo que tu, sigo aprendiendo y buscando mis propios razonamientos, pero ambos lo podemos hacer de distinto modo, y caminos. La verdad, no tiene porqué existir, si lo que vemos o comprendemos tu y yo, son sólo facetas de “la verdad” sin ellas encontraríamos la verdad?, o realmente inventamos nosotros esa “verdad”?. Pero lo más confuso de todo, es que pese al estar refiriéndonos sólo a palabras, buscamos el interior de ellas. Por eso, al buscar tanto en el interior, tan profundo, no podemos encontrarnos con la única verdad, la verdadera verdad, la perfecta verdad… porque sería tan inerte como la idea de la perfección, tan inerte como la muerte.-

2 comentarios:

  1. Muy bueno, me ha gustado muxi cari. :) (K)

    ResponderEliminar
  2. ...me dejas....sin palabras
    reflexionando, eso sí, pero sin palabras

    ResponderEliminar